¿Realmente somos empáticos en estos días?

Actualizado: abr 20

Sin duda, todos, sin distinción alguna, estamos viviendo momentos difíciles, de angustia, miedos, y buscando mantenernos fortalecidos en medio de una situación que de un día a otro nos cambió completamente el panorama de la que creíamos nuestra realidad.

Hoy muchos podemos estar en nuestras casas, nos podemos cuidar y contribuir al cuidado de otros, ¿pero, estamos siendo empáticos pensando en los demás?, y no solo en los casos obvios de aquellos que no cuentan con nuestra suerte de un techo y comida, también de aquellos que con esfuerzo le brindan una calidad de vida digna a muchas personas, me refiero a los empresarios y emprendedores.

El Coronavirus nos está enseñando de igualdad, de vulnerabilidad, de alertas, y cuando me refiero a alertas es porque personalmente me pasó que cuando en diciembre veía las noticias de este virus en China, dejé pasar la información porque erróneamente creí, como muchas veces, que a nosotros no nos tocaría.

Tal vez pudimos tener tiempo para prepararnos, al igual que los emprendedores y empresarios, por ejemplo, yo hace un mes y 5 días me retiré de la empresa en la que estuve 5 años como subgerente, y junto a la gerente libramos varias batallas con las que sacamos avante a las empresas, pero esta vez no nos preparamos y ahora se deben tomar medidas que permitan contar con una empresa nuevamente apenas pase todo lo que vivimos hoy, pero no se sabe en cuanto tiempo.



Siento que no nos preparamos para la contingencia y nos tomó de sorpresa aislarnos, asumir cambios económicos, sociales, familiares, cambiar nuestras rutinas, nuestra vida social. Todo, porque a veces creemos que a nosotros no nos toca. Es la segunda vez que algo representativo de lo que pensé no me tocaría lo debo vivir. Esto obviamente lleva a cambios posteriores y en cada uno de nosotros está llevarlos positiva o negativamente.

Ayer no escribí porque estaba muy sensible, fue un día de emociones por todo, por la ida de mi primo, por un diálogo que tuve con mi exjefe y sentir su angustia y tristeza por ver sus empresas desmoronarse, por tener que cerrar quien sabe cuanto tiempo, por no tener los recursos para sostener la planta completa. Luego hablé con otra empresaria quien está perdiendo a sus clientes porque se ven obligados a terminar los contratos por imposibilidad de pagar. Después vi a una amiga emprendedora llorando por sus colaboradores porque no podían sostenerlos y los bancos no les dan soluciones.

Esto me llevó a pensar que mi contrato a punto de firmar se quedó en veremos por el momento, que yo inicio también un emprendimiento, pero en este momento la economía esta inestable.

Acá es donde viene la esencia del coaching, ¿qué debo hacer, llorar porque no puedo iniciar o buscar la manera de transformar lo negativo en una oportunidad?, mejor me voy por la oportunidad.

Viendo la realidad no solo en Armenia, en Colombia, sino en el mundo entero, debemos ser conscientes que salir de esta crisis económica no será un reto fácil, pero tampoco imposible. En mi región ya nos levantamos y resurgimos luego de un terremoto y tenemos ya parte de experiencia de saber como hacerlo ahora, pero acá, es donde juego un papel importante la empatía, donde surja una real ayuda y solidaridad de unos con otros, de dejar de lado primero los intereses individuales por los colectivos, pues entre más nos unamos para levantarnos, más rápido lo haremos y todos ganaremos…


Lina María García coach Empresarial, Felicidad, Profesional, Personal y de Vida


#QuedateEnCasa #aprendizaje #ICHE #coach #empatía

0 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • wp1