Desaprender para aprender


No tardó mucho el que pudiéramos observar nuestra lacerada humanidad, la incompetencia en el dominio de nuestros actos y razonamiento, la voluptuosa depresión creciente en la actualidad y la absurda búsqueda de la perfección aún en cuarentena evadiendo la compasión hacia nosotros mismos.


El deterioro en las relaciones donde florece el maltrato intrafamiliar y la desbordante impaciencia por enseñar a nuestros infantes, contando con el hecho que tenemos mucho tiempo ahora para ello.


Y evadimos entre actividades la mirada que más falta nos hace, la mirada a nuestro interior, el encuentro con la paz interior, la conexión con el disfrute de la vida, por tratar de complacer y buscar el bienestar a los demás olvidando el propio.


A la pausa nos ha invitado un virus, ¿Para qué?, ¿será que requerimos ordenar un poco? por fin empezaremos a valorar: la #familia, los diferentes tipos de relaciones (esposos, padres e hijos, colegas), el #tiempo, los #recursos...?




Solo un pequeño esfuerzo y una decisión de nosotros se requiere, no solo el anhelo que las cosas cambien y mejoren, sino, la #determinación por desaprender aquellos hábitos arraigados que en nada han favorecido y más bien han empobrecido nuestras habilidades sociales y la armonía en los diferentes contextos sociales.



#Desaprender para #aprender a proporcionar inteligencia a las emociones, que dejemos de ser seres primitivos para comportarnos como verdaderos seres evolucionados, que no seamos presas de nuestras reacciones instintivas todo el tiempo y que sepamos encaminar la frustración e impotencia a generar mayor empatía, tolerancia y recursos para desarrollar un entorno social con mayor armonía.


Aprender es lo único que queda por hacer, aprender a armonizar mis emociones, mi interior, mis pensamientos, mis estructuras sobre la vida para desarrollar la habilidad de la #InteligenciaEmocional.


Coach Alba Nury González L.

47 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • wp1