EL PLANETA Y EL FÉNIX


... y sin darse cuenta, las líneas fronterizas se fueron borrando, las distancias se fueron haciendo menos, estrechar los brazos amorosos de familiares y amigos, se convirtió en un asunto "virtualmente" trascendental y los “Te amo”, ya no salieron de la boca, surgieron de la profundidad del miocardio, porque cada latido no sólo bombeaba sangre, también bombeaba unos cuantos "De #corazón te extraño", otros más "En serio quiero verte” y para algunos tantos, bombeaba con muchísima fuerza unos "Cuanto lo siento, por favor perdóname”, se sumaron días, pero también se sumaron talentos, porque algunos, por fin vieron emerger de lo profundo de si mismos a un chef desconocido, algunos mostraron a sus parejas a ese plomero insospechado que vivía en su interior y para algunos más, se convirtió ese momento en un espacio de crecimiento continuo, los talentos se vieron destacados en los titulares del periódico llamado ”The New Family Time”




La historia cuenta que, antes de aquella inhalación suave y profunda del planeta y de la humanidad, el mundo venía cambiando a un ritmo tan vertiginoso, que la palabra tiempo había mutado su significancia, ahora, se había convertido en un recurso de todos, pero en una riqueza de pocos; pero luego de aquella exhalación fuerte y enérgica, fué que cobró más valor aquella frase erradamente atribuida a Toffler que decía «Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan #aprender, #desaprender y reaprender.»*, en una millonésima de tiempo cósmico, el mundo cambio, tan rápido y tan a prisa, que parecía que nada de lo aprendido tenía historia, todo era un saber del continuo ahora.

Fué, una época retadora en la que la frase: Busca "La mejor versión de ti", se convirtió en una nueva religión (Del latín religare: Unir con Dios), es decir, en una nueva forma de encontrar a Dios y en el nuevo estilo de vida de los que vieron con claridad, la oportunidad naciente, un nuevo despertar para todos.

Por esta razón, poéticamente, algunos bautizaron esta necesaria, pero dolorosa inhalación y exhalación planetaria con el nombre mitológico Fenix, haciendo remembranza, del misterio de la mitología egipcia que, cansada de vivir durante muchos miles o millones de años, resuelve incinerarse en su propio nido, elaborado con maderas de sándalo, incienso y mirra, para luego renacer victoriosa, pues narra la mitología que, cuando ella se levanta, cada vez que resucita de entre sus propias cenizas, es más poderosa, más gloriosa que antes, y eso, fué justamente lo que pasó en aquella época, el planeta, la humanidad y cada ser humano, que superó este momento, renació de entre sus propias debilidades, convirtiéndose en una nueva y renovada versión de sí mismo.

Amigo lector, hoy te pregunto ¿Y cuál es tu mejor versión?

Por Ricardo Torres

Coach en formación

International Coaching Human Ecology

130 vistas
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • wp1