Celebración Día del Hombre

Actualizado: ago 23

¡Hola!, hoy me asomo por primera vez a esta ventana y lo que iba a escribir era sobre esas mujeres reales que han impactado en mi vida de distintas maneras y cuando lo estaba redactando caí en la cuenta de que si, este mes es el mes de las mujeres pero también es el mes de los hombres, de uno muy concreto, aquí en España y en varios países, el próximo día 19 de marzo se celebra el día del padre y que mejor figura que honrar la de esos hombres que como me gusta a mi decir iban haciendo su camino de la mano de grandes mujeres, ellos nos dieron la vida y en algunos casos hicieron de nuestras vidas algo más sencillo.



Mi padre como muchos padres del mundo era un hombre sencillo que después de esa guerra tan cruenta que se libró en España, tuvo que salir del pueblo con su padre viudo y vinieron a Madrid, aquí mi abuelo tuvo otra oportunidad para trabajar y sacar a sus hijos adelante. Mi padre trabajo y estudio, hasta que comenzó a trabajar de primeras para llevar otro jornal a la casa, ya que mi abuelo se volvió a casar en segundad nupcias y tuvo cinco hijos más tan maravillosos como los primeros que tuvo con mi abuela Balbina.


El aprendió de su padre a ser trabajador, luchador, respetuoso con las mujeres, amoroso, generoso, honesto, puntual, lo que más amaba era a su familia, de hecho era el nexo que unía a la familia, se ocupaba de que estuviéramos sanos, él se creó esa obligación ir conmigo a cada visita médica.


A parte de su familia, amaba el arte y la lectura. Atento a su esposa, hasta el punto que él se descuidó y cuando fue a darse cuenta su enfermedad no tenía remedio, murió como vivió con elegancia y sin dar ruido. Le honramos a nuestro modo, y sé que él lo valora, él decía “los cementerios están vacíos, nuestros seres queridos van con nosotros siempre”, y seguía diciendo “en la medida que los recordemos seguirán vivos”.

No me cabe la menor duda de que así es.


El padre no es solo es ese ser humano que nos da salida al mundo, que nos ama sin condiciones y nos apoya a cada paso que damos, un padre es ese ejemplo a seguir, nos educa con firmeza, y sin embargo se ve el amor en cada cosa que hace con nosotros o por nosotros, son sacrificados, abnegados, trabajadores, generosos, humildes, cariñosos, pacientes. Son maestros, nos enseñan bien con sus palabras, bien con sus obras, son justos y nos enseñan a que lo que hagas no has de hacerlo a tontas y a locas, sino con total sensatez, de lo que hagas hoy depende en gran medida lo que recogerás.


De mi padre coseche su amor por la familia, con su ayuda enseñe a mis hijos a respetar a las mujeres, aprendí que nadie escarmienta en cabeza ajena, que para que no repitas tus desaciertos lo que tienes que hacer es vivirlos y aprender. Herede un valor que he descubierto que es un valor familiar la honestidad, me enseño la importancia del tiempo, de no perderlo y de no hacerlo perder, la puntualidad era algo sagrado.


¿Cómo vas a celebrar su día?

¿Cómo vas a honrarle?


Yo lo celebrare, recordando alguna vivencia con mis hijos y en la mesa pondremos una vela y como va a nevar no iremos a su cafetería preferida, haremos alguno de los platillos que tanto le gustaban.


Vinimos a ser felices, vinimos a dejar huella y como le dijo a mi hijo el pequeño.- “Enrique mi amor, yo ya viaje, ya llore, ya reí, ame y me amaron, mi camino se acaba y ahora te toca a ti”


Disfrutemos lo que tenemos aquí y ahora.

Nos vemos en el camino.


María Granada Rojo

Representante Internacional España Human Ecology

coaching@coachehe.com

70 vistas0 comentarios